Excursiones para hacer en Dresde

Tours y excursiones en Dresde

Si piensas que las segundas partes no siempre son buenas… Dresde te demuestra que son, ¡aún mejores! Esta ciudad alemana fue reconstruida sobre sus cenizas, quizás a paso lento, pero con el objetivo de recuperarse y dejar como un capítulo más de su historia, los bombardeos de los que fue victima hacia el final de la Segunda Guerra Mundial.

Tours en Dresde

La Florencia del Elba, como también es conocida guarda cientos de encantos, sitios y monumentos que debes conocer y qué mejor que hacerlo a través de los tours en español que muestran lo maravillosa que es esta “perla sajona”. Algunas atracciones con las que te toparás son: el Palacio Real cuya vista refleja totalmente el estilo de la arquitectura toscana, en su interior te encontrarás con colecciones de armaduras, numismática, grabados de cobre. Un templo lleno de fe que no puedes dejar de visitar es la Iglesia de Nuestra Señora o Frauenkirche se ubica dentro de la Plaza de Neumarkt, fue uno de los edificios que tardó más tiempo en reconstruirse pues las labores se extendieron hasta 205, sin embargo, hoy representa un referente impresionante de la ciudad.

Excursiones en Dresde

¿Quieres admirar a un sobreviviente de los bombardeos? Transita por la calle Augustusstrasse y descubre el mural de porcelana más grande del mundo, el “Desfile de los príncipes”, el cual permaneció casi intacto tras la tragedia. Si eres fan de las vistas panorámicas, la Terraza de Brühl tiene que estar dentro de tu itinerario, se erige a orillas del Elba y es conocida como “el balcón de Europa”. Una de las visitas guiadas en Dresde que no puedes omitir es el recorrido por la Ópera Semper, a pesar de que el edificio fue destruido en 1945 volvió a recuperar su espíritu musical en 1986.

Si de joyas arquitectónicas se trata, la Catedral de la Santísima Trinidad se lleva las palmas, su exterior está adornado con estatuas de santos y cuenta con una torre de 83 metros de altura, elementos que contrastan de manera perfecta con su interior; además, ahí se encuentran los restos de los reyes de Sajonia, mismos que habitaron en el Residenzschloss un palacio compuesto por distintos estilos arquitectónicos que resguarda entre sus muros: la Bóveda Verde uno de los museos más antiguos del mundo, así como la Sala de las Joyas, el Salón de Bronce y un patio que a paso a la torre que te regalará las mejores vistas del centro histórico y la Ópera.

Finalmente, las áreas verdes también son lugares dignos de visitar, así que no estaría mal que complementaras tus recorridos por las plazas o museos con una caminata vespertina por alguno de ellos, por supuesto, después de haber comenzado la aventura en el legendario Puente de Augusto.